martes, 14 de abril de 2015

1.- COCAS

   RECORDS DE LA MEUA INFÀNCIA. PUBLICAT EN EL DIARI LES PROVÍNCIES            5 julio 2014



Unas mujeres pelaban tomates previamente escaldados en agua caliente. Los partían, les quitaban las pepitas y las cortaban a gajos. Otras lo habían hecho con berenjenas, pimientos rojos y verdes que, previamente, habían asado en las brasas de las sarmientos.

El resto preparaban la pasta y el condumio para hacer cocas. Era día de mucho trabajo y de fiesta en el riurau de la casita.

El horno moruno estaba encendido. El abuelo embuchaba garbones de sarmientos para ponerlo a la temperatura adecuada. Las mujeres empezaron a embutir dentro de botellas esterilizadas, ayudadas de una caña pelada, los tomates en unas y el torrat (rostit) en otras. 

El abuelo, con un ojo en el horno, ponía los tapones y con un «fil dram» los ataba como si de una botella de cava se tratara. Las alicatas echaban humo.

La pasta de las cocas ya estaba sobre la madera, tapada con un paño esperando que la levadura hiciera su efecto y aumentarán su tamaño. Olía a horno, con ese olor característico que sólo los que lo tienen saben de lo que hablo.

La casita era de planta baja y cambra, el suelo de tierra blanca. El riurau hacía dos años que le habían cambiado la encañizada y habían lucido el suelo. Tres arcos frontales y dos laterales lo convertían en un palacio de verano. Una portelleta mirando al norte hacía que entrara un airecito fresco. Justo al lado estaba el horno.

Las mujeres terminaban de meter en las botellas los condumios que servirían para aliviar la escasez de comida durante el invierno. Pensad que estábamos en los años 60 del siglo pasado y la posguerra se alargaba en las estrecheces. Las cocas se estaban aplanando sobre las llandas. Unas con el «torrat» (rostit) que habían guardado, con tomate, pimiento rojo y pimiento verde en crudo y otras con guisantes y cebolla frita.

LA PASTA: Para 500 gramos de harina, 40 de levadura de la panadería. Pastar todo con agua tibia y una patata hervida. Poco de sal. Pastar y dejar que levante la masa al menos tres veces, volviendo a pastar cada vez y dejándola reposar tapada con un paño. Después, fue coger porciones y aplanando dándole forma redondeada con las manos untadas de aceite. Y poner los pimientos por encima, etc.

Las cocas estaban listas y dieron buena cuenta de ellas. La salmorra de pimientos y un buen «chinglot» de uvas que en la mesa acompañaron tan suculento manjar. Ya contaré como hicieron las conservas..

3 comentarios:

  1. Me encantan las historias como esta donde nos acordamos de iaias y iaios. Sigue asi, sere un seguidor fiel de tus recetas ambientadas en el siglo pasado. si necesitas algo de mi no tienes nada mas que pedirmelo, algun libro, articulo o historia.

    ResponderEliminar
  2. Y muchas gracias por seguir en la red.

    ResponderEliminar