sábado, 9 de mayo de 2015

34.- ARRÒS DE PUTXERO


RECORDS DE LA MEUA INFÀNCIA. PUBLICAT EN EL DIARI LES PROVÍNCIES 

28-02-2015.  





   Acompanyar el meu iaio al bancal, sempre era una aventura. Traure l'animal de la cuadra, enganxar-ho a barres, pujar el forcat al carro i eixir pausadament, sense presses encaminar-nos a llaurar els sebs que s'havien abonat prèviament i podats. Feia fred, el matí estava fresc i respiraves amb gust aire pur dalt del carro. Mentres el llaurava, jo arreplegava algunes sarments que havien quedat por el bancal. Després es farien garbas que ens emportaríem per a fer el foc de les paelles. La rella llaurava amb facilitat la terra i el treball cundía. Volíem arribar a mig dia a menjar a casa. Havíem menjat un tros de pa amb truita de creïlles que ens havien preparat per a esmorzar. 

   Arribem a casa i vam posar a l'animal en la cuadra, li vaen omplir el pessebre d'herba fresca i de garrofes i la taula estava parada. 

   Havien preparat un arròs de putxero. Sofregint una ceba tallada molt fineta, quan estava daurada van afegir l'arròs donant-li unes voltes, van afegir el caldo i van deixar que coguera fins a quedar melós. No satisfets, la meua iaia se'n va anar al rebost, on tenia una gerra plena de botifarras en oli i amb un plat, va traure una i la va portar a la taula. Amb tota la cerimònia possible, el meu iaio tallava amb la seua navaixa trossets que anaven depositant sobre dos trossos de pa i estrenyent-ho ens ho portàvem a la boca amb un gust i sabor indiscriptible. 

   La cuina d'hivern era molt diferent de la que es feia durant l'estiu, on s'utilitzava més les hortalisses que cultivàvem en l'horta. L'hivern, ho teníem de passar amb el que havíem guardat de l'estiu. Sense neveres havíem de fregir les carns de la matança de pollastres, conills i alguna que una altra oca o titot que s'havia criat per a fer així les gerres de frito que ens servien per a fer els arrossos caldosos que acompanyàvem amb faves o fesols que havíem assecat. Les tomaques de penjar i poc més. Eixa era el rebost que teníem per a passar la temporada freda. Aquells que la seua economia se'l permetia realitzaven la matança del porc que els proporcionava l'embotit que altres havien de comprar. Les carnisseries subministraven la carn necessària per a fer el putxero i que normalment compraven el mateix diumenge a l'eixida de missa primera per no tindre on guardar-la llevat que la baixaren dins del poal buit en el fons del pou quasi arras d'aigua. Però érem feliços amb el que teníem. 


RECUERDOS DE MI INFANCIA 


   Acompañar mi abuelo al bancal, siempre era una aventura. Sacar el animal de la cuadra, engancharlo a barras, subir el arado al carro y salir pausadamente, sin prisas encaminarnos a labrar los cepas que se habían abonado previamente y podados. Hacía frío, la mañana estaba fresca y respirabas con gusto aire puro arriba del carro. Mientras lo labraba, yo recogía algunos sarmientos que habían quedado en medio del bancal. Después se harían garbas que nos llevaríamos para hacer el fuego de las paellas. La reja labraba con facilidad la tierra y el trabajo cundía. Queríamos llegar a medio día a comer en casa. Habíamos comido un trozo de pan con tortilla de patatas que nos habían preparado para almorzar. 

   Llegamos en casa y pusimos el animal en la cuadra, le llenamos el pesebre de hierba fresca y de algarrobas y la mesa estaba parada. 

   Habían preparado un arroz de putxero. Sofriendo una cebolla cortada muy fina, cuando estaba dorada añadieran el arroz dándole unas vueltas, añadieran el caldo y dejar que cociera hasta quedar meloso. No satisfechos, mi abuela se fue a la despensa, donde tenía una jarra llena de butifarras en aceite y con un plato, sacó una y la llevó en la mesa. Con toda la ceremonia posible, mi abuelo cortaba con su navaja trocitos que iban depositando sobre dos trozos de pan y estrechándolo nos lo llevábamos en la boca con un gusto y sabor indescriptible. 

   La cocina de invierno era muy diferente de la que se hacía durante el verano, donde se utilizaba más las hortalizas que cultivábamos en la huerta. El invierno, lo teníamos de pasar con lo que habíamos guardado del verano. Sin neveras debíamos freír las carnes de la matanza de pollos, conejos y alguna que otra oca o pavo que habían criado para hacer así las jarras de frito que nos servían para hacer los arroces caldosos que acompañábamos con habas o judías que habíamos secado. Los tomates de colgar y poco más. Esa era la despensa que teníamos para pasar la temporada fría. Aquellos que su economía se lo permitía realizaban la matanza del cerdo que los proporcionaba los embutidos que otros debían comprar. Las carnicerías suministraban la carne necesaria para hacer el cocido y que normalmente compraban el mismo domingo a la salida de misa primera por no tener donde guardarla salvo que la bajaran dentro del cubo vacío en el fondo del pozo casi arras de agua. Pero éramos felices con lo que teníamos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada