jueves, 31 de diciembre de 2015

LAS TRADICIONALES UVAS DE LA SUERTE




«Las doce uvas "de la suerte" comenzaron a tomarse de manera masiva en España en la Nochevieja de 1909, debido a un excedente de la cosecha en Alicante. Sin embargo, los agricultores lo niegan, alegando que en los años 30 tener uvas en la mesa era un lujo dada su escasez.

Sin embargo ya en el siglo XIX existía la costumbre entre los burgueses españoles de comer uvas y brindar con champán para despedir el año. Se dice que un grupo de madrileños decidieron reunirse en la famosa Puerta del Sol parodiando a la alta sociedad y tomarse las doce uvas al son de las campanadas y de ahí la tradición que se extendió rápidamente.

Pero lo que debéis sabes es que gran parte de las uvas que comemos durante la nochevieja tienen denominación de origen en la Comunidad Valenciana, más concretamente de la comarca alicantina de Vinalopó, que desde hace décadas abastece a millones de Españoles que cada año preparan sus 12 uvas de la suerte para intentar, sin atragantarse, tomarse una por cada campanada. La variedad más habitual para despedir el año es la “aledo”, autóctona de Alicante.

Entre las siete localidades que forman el valle de Vinalopó (Aspe, Monforte del Cid, Agost, Novelda, La Romana, Hondón de las Nieves y Hondón de los Fraile) producen cerca de 41 millones de kilos por temporada.

¿Os habéis preguntado alguna vez por qué los granos de uva tienen un tamaño similar? Para contestar a esta pregunta nos tenemos que remontas a principios del siglo XX en el que los agricultores, desesperados por las plagas que destrozaban sus cosechas, probaron a proteger sus racimos con una bolsa de papel. Ello hizo que la uva madurara lentamente y es por esa razón por la que encontramos todos sus granos más regulares, con un color uniforme y un intenso sabor envueltos en una fina capa de piel.

A principios de los años 2000, diversas empresas vieron de esta tradición una buena inversión para ganar dinero y decidieron comercializar con botes individuales con sus doce uvas peladas y sin pepitas.


En otros países existen diferentes costumbres, por ejemplo en Italia para obtener una gran fortuna en el siguiente año es tradición tomar un plato de lentejas estofadas tras las campanadas de la noche del 31 de diciembre.

En Grecia, por su parte, es tradición cocinar Vassilopitta, un pastel que esconde en su interior una moneda de oro o de plata. Quien la encuentre será la persona que obtenga más suerte durante el próximo año. Esto nos recuerda al roscón de Reyes, donde hayamos dentro el haba que te hará pagar el siguiente o el premio con el que conseguirás ser el rey o la reina de la noche al ganar la corona real.

De, Valencia Culture.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada