sábado, 6 de febrero de 2016

83.- SUSPIROS


RECORDS DE LA MEUA INFÀNCIA. PUBLICAT EN EL DIARI LES PROVINCIES 


06-02-2016



Foto Marissa Garcia Carsí


La meua iaia estava assentada en una cadira fent llata per a després cosir-la i fer barxes. La palma que es treia de la palmera nana que creixien en les nostres muntanyes, crida pels Valencians Margalló (Chamaerops humilis) , I es recol·lectava els fulls del centre, el cocolló. Després, una vegada a casa, el meu iaio les deixava assecar en el corral o a vegades en la teulá del riurau una o dos setmanes, rebolicant-la perquè s'assecara per totes les bandes. Després les ensofrava, que era la manera de blanquejar-les, operació que realitzava per mitjà de la combustió del sofre. Les ficava dins d'una tina un poc humides, en un bot cremava el sofre, tapava la tina amb una manta, sac o una taula de fusta, i després de dotze hores estaven blanques. Les palmes ja seques iblanques s'havien de ambrinar, procés de separació dels folíols que estan units en la palma; estos folíols separats es cridaven brins. Amb els brins de la palma es feia una trena, que és el que coneixem per llata. Podien fer-se la trena amb dos, tres, quatre, cinc o sis brins, segons els objectes que volien fabricar-se

La part subterrània del tronc és comestible, blanca i esponjosa, i de sabor ensucrat: el margalló, era per a nosaltres, els xiquets de la nostra època, un regal molt estimat i apetitós. Amb les palmes es fabricaven no sols cabassos, també graneres, barrets, les sàries, sarnatxos, sanganells, seients, estores de casa i del carro, morrals i les barxes...

La casa olia a glòria bendita, en el foc s'estava cuinant un guisat de manetes de porc. Però la meua tia Pepa em tenia reservada una sorpresa. Ella coneixia una recepta que li havia passat una amiga i que venia de Canals, concretament d'una mestra pastissera Paquita Montagud i que feia uns pastissos que allí denominaven “Suspiros”. La meua tia havia promés fer-se'ls per a l'aniversari del fill d'una bona amiga. Per a això, em va portar a la cuina perquè mirara com es feien.

Per a fer-los va separar les clares dels rovells de quatre ous. En un llibrell de va muntar les clares a les què havia posat un poc de sal (truc) perquè quedaren al punt de neu perfecte batent-les amb unes varetes. Quan ja estava quasi muntada la clara jo era l'encarregat d'anar tirant a poc a poc del cartutx el sucre, deixant-ho caure a poc a poc (250 gr). Quan estava tot i la crema estava untosa afegirem anous pelats (400 gr) i mesclarem bé. 

En uns motles de paper arrissat que havíem comprat vam depositar la mescla en el seu interior, sobre dos cullerades en cada un d'ells. No cal que vos diga que els meus dits no parava d'untar-los i emportar-me a la boca eixa exquisites.

Els vaen depositar sobre una safata i al forn precalfat a 150 graus. Al voltant d'hora i quart, hora i mitja a foc suau perquè coguera el seu interior va ser prou. 

En una capseta de cartó vaen depositar els dolços, no sense abans apartar-nos uns quants per els postres de en acabant de dinar. 

Seguix-me en el Blog www.alfumdelaximenera.es



SUSPIROS

Mi abuela estaba sentada en una silla haciendo pleita para después coserla y hacer barjuletas que los valencianos llamamos “barxes”. La palma que se sacaba de la palmera enana que crecían en nuestros montes, llamada por los Valencianos Palmito o Margalló (Chamaerops humilis), se recolectaba las hojas del centro, el cogollo. Después, una vez en casa, mi abuelo las dejaban secar en el corral o a veces en la azotea del riurau una o dos semanas, revolviéndola para que se secara por todas partes. Después las azufraba, que era la manera de blanquearlas, operación que realizaba mediante la combustión del azufre. Las metía dentro de una tina un poco húmedas, en un bote quemaban el azufre, tapaban la tina con una manta, saco o una tabla de madera, y tras doce horas estaban blancas. Las palmas ya secas y blancas se tenían que deshebrar, proceso de separación de los folíolos que están unidos en la palma; estos folíolos separados se llamaban brins (hebras). Con las hebras de la palma se hacía una trenza (pleita), que es lo que conocemos por “llata”. Podían hacerse la trenza con dos, tres, cuatro, cinco o seis hebras, según los objetos que querían fabricarse.

La parte subterránea del tronco es comestible, blanca y esponjosa, y de sabor azucarado: el margalló (palmito), era para nosotros, los niños de nuestra época, un regalo muy estimado y apetitoso. Con las palmas se fabricaban no solo capazos, también escobas, sombreros, los serones. Cenachos, aguaderas, asientos, esteras de casa y del carro, morrales, barjuletas … 

La casa olía a gloria bendita, en el fuego se estaba cocinando un guisado de manitas de cerdo. Pero mi tía Pepa me tenía reservada una sorpresa. Ella conocía una receta que le había pasado una amiga y que venía de Canals, concretamente de una maestra pastelera Paquita Montagud y que hacía unos pasteles que allí denominaban Suspiros. Mi tía había prometido hacérselos para el cumpleaños del hijo de una buena amiga. Para ello, me llevó a la cocina para que mirase como se hacían. 

Para hacerlos separo las claras de las yemas de cuatro huevos. En un barreño de cocina (llibrell) montó las claras a las que había puesto un poco de sal (truco) para que quedaran al punto de nieve perfecto batiéndolas con unas varillas. Cuando ya estaba casi montada la clara yo era el encargado de ir echando poco a poco del cartucho el azúcar, dejándolo caer poco a poco (250 gr). Cuando estaba todo y la crema estaba untuosa añadimos nueces peladas (400 gr) y mezclamos bien. 

En unos moldes de papel rizado que habíamos comprado fuimos depositando la mezcla en su interior, sobre dos cucharadas en cada uno de ellos. No hace falta que os diga que mis dedos no paraba de untarlos y llevarme a la boca esa exquisitez. 

Los depositamos sobre una bandeja y al horno precalentado a 150 grados. Alrededor de hora y cuarto, hora y media a fuego suave para que cociera su interior fue suficiente. En una cajita de cartón depositamos los dulces, no sin antes apartarnos unos cuantos para el postre de después de comer. 

Sígueme en el Blog www.alfumdelaximenera.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario