sábado, 4 de junio de 2016

100.- SOPÀ DOLÇA


RECORDS DE LA MEUA INFÀNCIA. PUBLICAT EN EL DIARI LES PROVINCIES 


04-06-2016 





Estàvem davall del parral ple de xanglots que estaven encara en el seu període herbaci i que auguraven una bona collita. Assentats al voltant d'una taula de mobila vella, gris i baixeta, que es portava allà on es necessitara per a ser la protagonistes i suport de quasi tots els esdeveniments culinaris del dia. El sol manava i segons en quin estadi es trobarà Igual se la posava davall de la garrofera, del caquier, davant del riurau o davall de la parra com era el cas. Unes cadires baixetes amb l'assentisc de voga que el meu iaio havia fet. 

Un tros de cansalada viada, una cavalla assecada al sol, roja ella pel pebre roig fullat que portava, unes cebes tendres, les últimes tomaques de penjar, el setrill amb eixe color or brillant del seu oli i com no, el pa, eixe pa redó de quilo que al tallar-ho a llesques de cap a cap desprenia una olor indescriptible. No debades a les set del matí ja estàvem comprant-ho en el forn de la Glorieta. El meu iaio trasbalsava el vi de la botella que havia tingut dins del poal en el fons del pou perquè agafara la temperatura òptima, al porró o catalana com li deia ell. 

La llesca de pa amb tomaca, oli i un poc de sal amb un trosset de la cavalla, mos ací, mos de ceba... glops de vi amb la catalana que jo mirava com ho feien. Tasca res fàcil i que jo alguna vegada havia intentat fer sense aconseguir no escampar i embrutar-me la roba. Tot un art que només la practica et farà mestre. Tot un art això de beure al gallet. 

Estàvem tots disfrutant quan de sobte sentim un crit que provenia del corral. Arranquem a córrer y... la mare que ho va parir, va soltar el meu iaio. Hi havia una conilla que acabava de parir de la que havia apartat al mascle, pero este s'havia escapat i estava perseguint-la intentant muntar-la. Quatre hòmens i un destí intentant agafar l'animal que s'escorria entre les cames amb una facilitat desesperant. Jo feia com que ajudava però còm que no, tenia por que em mossegara el pobre animal, cada vegada més acorralat amb un canyís que havien hagut de portar per a veure si ho podien agafar. 

Volta la pau i tranquil·litat, vam tornar a assentar-nos no sense abans assecar-se la suor a causa de l'esforç. Unes cireres de la Vall de la Guart... però el meu iaio va traure una cassola de fang i sorpresa... una Sopà dolça pera el postres. 

La meua tia Pepa era una experta en esta recepta i jo havia vist com les feia. Amb ametla repelada i mòlta (300 gr), li anava incorporant aigua (1.5 litres) a poc a poc, removia i l'estrenyia amb una maça per a extraure-li tot el seu sabor. Va deixar reposar la mescla, va colar i la va posar en una olla portant-la a ebullició amb una corfa de llima i un palet de canella. Baixant el foc i li va anar incorporant sucre (425 gr) a poc a poc sense parar de remoure. Va tamisar farina d'arròs (90 gr) i la va diluirbé en un got d'aigua. La va incorporar a la cassola sense parar de remoure fins que va començar a espessir i a reduir quedant una crema brillant i consistent. Va preparar en el fons d'una olla de fang de boca ampla trossos de tonya i retirant la pell de la llima i la canella, va abocar la sopà damunt, va empolvorar amb canella en pols, va deixar que temperara i la va tapar. D'esta manera es podria transportar sense vessar-la. 

La tranquil·litat en el corral, la panxa plena però sense parar de ficar la cullera per a emportar-nos eixa delícia a la boca. Un gotet de mistela de Teulada va fer de colofó a un matí d'infart. EL MEU iaio es va plegar un cigarro i va preguntar... ¿i ara qui se'n va a traballar? 

SOPÀ DOLÇA 

Estábamos debajo del parral lleno de racimos que estaban aún en su período herbáceo y que auguraban una buena cosecha. Sentados alrededor de una mesa de mobila vieja, gris y bajita, que se llevaba allá donde se necesitase para ser la protagonistas y soporte de casi todos los eventos culinarios del día. El sol mandaba y según en qué estadio se encontrará Igual se la ponía debajo del algarrobo, del “caquier”, enfrente del riurau o debajo de la parra como era el caso. Unas sillas bajitas con el asiento de boga que mi abuelo había hecho. 

Un trozo de tocino entreverado, una caballa secada al sol, roja ella por el pimentón de hojilla que llevaba, unas cebollas tiernas, los últimos tomates de colgar, la aceitera con ese color oro brillante de su aceite y como no, el pan, ese pan redondo de kilo que al cortarlo a rebanadas de punta a punta desprendía un olor indescriptible. No en balde a las siete de la mañana ya estábamos comprándolo en el horno de la Glorieta. Mi abuelo trasegaba el vino de la botella que había tenido dentro del pozal en el fondo del pozo para que cogiera la temperatura óptima, al porrón o catalana como la llamaba él. 

La rebanada de pan untada con tomate, aceite y un poco de sal con un trocito de la caballa, mordisco aquí, mordisco de cebolla… trago de vino con el porrón que yo miraba como lo hacían. Tarea nada fácil y que yo alguna vez había intentado hacer sin conseguir no desparramar y ensuciarme la ropa. Todo un arte que sólo la practica te hará maestro. Todo un arte eso de beber al "gallet". 

Estábamos todos disfrutando cuando de repente oímos un chillido que provenía del corral. Echamos a correr y… la madre que lo parió, soltó mi abuelo. Había una coneja que acababa de parir de la que había apartado al macho, pero éste se había escapado y estaba persiguiéndola intentando montarla. Cuatro hombres y un destino intentando coger al animal que se escurría entre las piernas con una facilidad desesperante. Yo hacía como que ayudaba pero como que no, tenía miedo que me mordiera el pobre animal, cada vez más acorralado con un cañizo que habían tenido que traer para ver si lo podían coger. 

Vuelta la paz y tranquilidad, volvimos a sentarnos no sin antes secarse el sudor debido al esfuerzo. Unas cerezas de la Vall de la Guart… pero mi abuelo sacó una cazuela de barro y sorpresa… una “Sopà” dulce para el postre. 

Mi tía Pepa era una experta en esta receta y yo había visto como las hacía. Con almendra repelada y molida (300 gr), le iba incorporando agua (1.5 litros) poco a poco, removía y la apretaba con un mazo para extraerle todo su sabor. Dejó reposar la mezcla, coló y la puso en una olla llevándola a ebullición con una corteza de limón y un palito de canela. Bajando el fuego y le fue incorporando azúcar (425 gr) poco a poco sin parar de remover. Tamizó harina de arroz (90 gr) y la diluyo bien en un vaso de agua. La incorporó a la cazuela sin parar de remover hasta que empezó a espesar y a reducir quedando una crema brillante y consistente. Preparó en el fondo de una olla de barro de boca ancha trozos de panquemado y retirando la piel del limón y la canela, vertió la sopà encima, espolvoreó con canela en polvo, dejó que atemperara y la tapó. De esta forma se podría transportar sin derramarla. 

La tranquilidad en el corral, la barriga llena pero sin parar de meter la cuchara para llevarnos esa delicia a la boca. Un vasito de mistela de Teulada hizo de colofón a una mañana de infarto. MI abuelo se plegó un cigarro y pregunto… ¿y ahora quien se va a trabajar?

3 comentarios:

  1. Gracias por publicar este recuerdo, la receta la voy hacer la desconocía. Yo también tengo recuerdos de mis abuelos juntándonos en la sierra y sacando todos los platos que había preparado mi abuela. Bonita infancia buenos recuerdos

    ResponderEliminar
  2. Gracias por publicar este recuerdo, la receta la voy hacer la desconocía. Yo también tengo recuerdos de mis abuelos juntándonos en la sierra y sacando todos los platos que había preparado mi abuela. Bonita infancia buenos recuerdos

    ResponderEliminar