sábado, 11 de junio de 2016

101.- POTATGE AMB PILOTES DE DACSA / POTAJE CON PELOTAS DE MAíZ


RECORDS DE LA MEUA INFÀNCIA. PUBLICAT EN EL DIARI LES PROVINCIES 


11-06-2016 





Entre a casa dels meus iaios i la cara de la meua iaia era d'espant i el seu nerviosisme evident. Sense pensar-ho vaig córrer cap la cuadra i vaig veure la burra gitada en el sòl mentres entre quatre hòmens intentaven alçar-la. La burra està molt mal fill, la burra... Van aconseguir alçar-la i aguantant-la com podia li van introduir tot el braç pel cul. Jo estava perplex. El silenci feia que se sentiren les mosques al volar. Les cares ho deien tot. El veterinari, que era l'executor de la penetració anal, comentava... que no arribe... si... ací està la pilota... a veure... La seua cara pegada a les natges de l'animal blanc per la suor, ficat el seu braç fins al muscle en tal cavitat, va poder trencar el tap de menjar que li produïa el dolor a l'animal. De no haver-ho alçat a temps del sòl, podien haver-se voltejat els budells causant-li llavors una mort segura. El meu iaio, va respirar fondo al sentir que ja estaba i es va preguntar què hauria passat perquè agafara el còlic. Una mala beguda tal vegada, excés de garrofes, massa palla... qui ho sap Salvador, li va dir el veterinari. Va traure el braç i l'animal es va relaxar. Ara cal deixar-la tranquil·la i no li dónes res de menjar de moment, només aigua. 

Alleujats al veure que el problema s'havia solucionat, les cares ja més relaxades, mentres en el safareig es netejaven, la meua iaia ja estava traient un bon plat de “frito” del rebost, tallant unes tomaques i un poc d'embotit. Portaven des de l'alba amb el tema, quan el meu iaio es va donar compte del contratemps. Al voltant de la taula donàvem bo compte de les viandes. La carn del fregit, lleugerament salada estava de mort i que dir de les primeres tomaques agafats de l'horta. El barral de vi, al què li havien posat una canya, anava passant de mà en mà bevent al "gallet". Un trosset de cansalada salada, un tros de pa del dia... 

Mentrestant, la meua tia Pepa en la cuina preparava el menjar. Cap enllà que me'n vaig anar per a indagar que estaria fent. Hi havia bullit en una olla cigrons i en un altra fesols. Estava fent un potatge amb pilotes de dacsa. En una altra olla gran, portava bullint sobre una hora unes manetes de porc i unes espinades tallats a trossets amb unes penques. Li va afegir dos blancs d'embotit i un bon tros de cansalada que tenia guardat en l'orsa retirant-li la sal. Un bon cullerot de cigrons i un altre de fesols que hi havia bullit. Va posar també una creïlla bonica sense pelar. Mitja hora més i va retirar la creïlla, afegint llavors uns trossos de nap i de xirivia. Va remoure un poc amb atenció amb el cullerot de fusta, mig va tapar i va deixar a foc molt lent. 

Va pelar la creïlla i va començar a elaborar la pilota. Per a això, en una paella al foc amb una cullerada d'oli d'oliva, va sofregir un poc de pebre roig fullat sense cremar-ho a què li va afegir la farina de dacsa per a escaldar-la. Ho va bolcar en una palangana i li va afegir un poc de la creïlla bullida, un pessic de pebre negre, un poc de sal, un poc de jolivert fresc tallaet, un ou i una fogassa de pa que havia tingut a remulla amb aigua. Va començar a mesclar i va afegir un poc del caldo de l'olla que tenia coent. Va pastar, fins a obtindre unes bones pilotes que va embolicar en fulls de col. La meua tia va provar el caldo del potatge i li va posar sal. Va ficar per damunt les pilotes i va tapar l'olla. En mitja hora, a la taula. En cada plat, un tros de pilota, un poc de companatge i molt de caldo. Bon profit. 



POTAJE CON PELOTAS DE MAÍZ 

Entre en casa de mis abuelos y la cara de mi abuela era de espanto y su nerviosismo evidente. Sin pensarlo corrí hacia la cuadra y vi la burra acostada en el suelo mientras entre cuatro hombres intentaban levantarla. La burra está muy mal hijo, la burra … Consiguieron levantarla y aguantándola como podía le introdujeron todo el brazo por el culo. Yo estaba perplejo. El silencio hacía que se oyeran las moscas al volar. Las caras lo decían todo. El veterinario, que era el ejecutor de la penetración anal, comentaba … que no llego … si … aquí está la pelota … a ver … Su cara pegada a las nalgas del animal blanco por el sudor, metido su brazo hasta el hombro en tal cavidad, pudo romper el tapón de comida que le producía el dolor al animal. De no haberlo levantado a tiempo del suelo, podían haberse volteado los intestinos causándole entonces una muerte segura. Mi abuelo, respiró hondo al oír que ya estaba y se preguntó qué habría pasado para que cogiera el cólico. Una mala bebida tal vez, exceso de algarrobas, demasiada paja … vete tú a saber Salvador, le dijo el veterinario. Sacó el brazo y el animal se relajó. Ahora hay que dejarla tranquila y no le des nada de comer de momento, solo agua. 

Aliviados al ver que el problema se había solucionado, las caras ya más relajadas, mientras en el lavadero se limpiaban, mi abuela ya estaba sacando un buen plato de frito de la despensa, cortando unos tomates y un poco de embutido. Llevaban desde el amanecer con el tema, cuando mi abuelo se dio cuenta del percance. Alrededor de la mesa dábamos buena cuenta de las viandas. La carne del frito, ligeramente salada estaba de muerte y que decir de los primeros tomates cogidos de la huerta. El barral de vino, al que le habían puesto una caña, iba pasando de mano en mano bebiendo al “gallet”. Un trocito de tocino salado entreverado, un trozo de pan del día… 

Mientras tanto, mi tía Pepa en la cocina preparaba la comida. Para allí que me fui para indagar que estaría haciendo. Había hervido en una olla garbanzos y en otra habichuelas. Estaba haciendo un potaje con pelotas de maíz. En otra olla grande, llevaba hirviendo sobre una hora unas manitas de cerdo y unos espinazos cortados a trocitos con unos cardos. Le añadió dos blancos de embutido y un buen trozo de tocino que tenía guardado en la orza retirándole la sal. Un buen cucharón de garbanzos y otro de alubias que había hervido. Puso también una patata hermosa sin pelar. Media hora más y retiró la patata, añadiendo entonces unos trozos de nabo y de chirivía. Removió un poco con cuidado con el cucharón de madera, medio tapó y dejó a fuego muy lento. 

Peló la patata y empezó a elaborar la pelota. Para ello, en una paella al fuego con una cucharada de aceite de oliva, sofrió un poco de pimentón de hojilla sin quemarlo al que le añadió la harina de maíz para escaldarla. Lo volcó en una palangana y le añadió un poco de la patata hervida, un pellizco de pimienta negra, un poco de sal, un poco de perejil fresco cortadito, un huevo y una hogaza de pan que había tenido en remojo con agua. Empezó a mezclar y añadió un poco del caldo de la olla que tenía cociendo. Amasó, hasta obtener unas buenas pelotas que envolvió en hojas de col. Mi tía probó el caldo del potaje y le puso sal. Metió por encima las pelotas y tapó la olla. En media hora, a la mesa. En cada plato, un trozo de pelota, un poco de condumio y mucho caldo. Buen provecho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada