miércoles, 14 de octubre de 2015

VINO DE DIENTE DE LEÓN (Dandelion Wine)




Ingredientes

1 sobre (7 grs) de levadura cervecera

1/4 taza (60 ml) de agua tibia

2 litros de dientes de león enteros 

4,5 litros de agua.

Con 2 litros, de solo pétalos puedes hacer un vino menos amargo.

1 taza (240 ml) de jugo de naranja.

3 cucharaditas (45 ml) de jugo de limón.

3 cucharaditas (45 ml) de jugo de lima.

1/2 cucharadita (1,25 g) de jengibre en polvo.

1/2 cucharadita de la especia “clavo”

3 cucharaditas (18 grs) de cáscara de naranja picada; evitar cualquier parte blanca.

1 cucharadita (6 grs) de cáscara de limón picado, evitar cualquier parte blanca.

6 tazas (1.500 grs) de azúcar.

Lava y limpia bien las hojas y flores (o solo las flores), poner en un cuenco y cubrir de agua y dejar reposar dos días, tapadas.



Vierte los 4,5 L de agua hirviendo sobre el material de hojas y flores (o sólo de flores en el caso). Añade junto el jugo de naranja (240 ml), el de limón (45 ml) y el de lima (45 ml).

Añade el jengibre, el clavo, la cáscara de naranja, la cáscara de limón y el azúcar. Mezclar todo muy bien. Esto crea una “infusión” que se convertirá en vino, después del proceso de fermentación.



Cuela y exprime la “infusión” que hemos preparado del diente de león, a través de papeles para filtrar (se recomienda filtros del café) y mediante una malla. Deja que la infusión se enfríe un poco.



Añade la levadura de cerveza, mientras la infusión sigue tibia, a unos 24-30º C.

Cúbrelo con un paño de cocina o tela y déjalo reposar toda la noche.

Rellena botellas de vidrio, agujerea un globo (de los niños) y lo pones en el cuello de las botellas, de ésta forma se impide que entre el aire al tiempo que salen los gases que se producen durante el proceso de fermentación, y guárdalo en un lugar oscuro por al menos tres semanas para que se pueda fermentar. 

Trasegar el vino. Esto es opcional. Trasegar significa esperar a que los posos del “caldo” se depositen en el fondo de la botella, y pasar el “caldo limpio” a otra botella, dejando todos los sedimentos en el fondo de la primera botella.

Por último, solo te queda encorchar y almacenar las botellas en un lugar fresco. Dale al vino tiempo, la mayoría de las recetas recomiendan esperar al menos 6 meses, incluso un año.

Consejos

Cosecha las flores justo antes de empezar su elaboración para que estén frescas. Al mediodía es cuando están totalmente abiertas. 

Puede que lleve más de 3 semanas fermentar tu vino, eso sí, la temperatura donde se almacene debe ser fresca. Recuerda, que la fermentación en un lugar más cálido a la de la temperatura ambiente puede cambiar el sabor del vino. Temperaturas muy cálidas pueden ocasionar otros problemas como, olor a rancio, sabor fuerte de levadura y contaminación por bacterias. La temperatura ideal para la fermentación es de 10 – 24º C máximo.

Esta receta produce un vino ligero que se mezcla bien al comer ensaladas o pescados. Para que el vino tenga más cuerpo, puedes añadir pasas, higos, albaricoques o ruibarbo. 

Evita usar dientes de león que hayan sido tratados químicamente. Al recolectar, trata de evitar aquellos que crecen al borde los caminos pues podrían haber tenido contacto con perros u otros animales o que crezcan a menos de 50 m de una carretera.

Existe la evidencia de que los dientes de león tienen un efecto diurético y pueden ocasionar que haya que orinar frecuentemente.

Asegúrate de colar bien el “caldo” para evitar pétalos de dientes de león en tu bebida. Esto podría evitar que disfrutes tu vino.

Video ilustrativo. Aunque esté en Ingles se ve paso a paso lo que os he explicado.  Ver

Como dato curioso decir que existe un libro, escrito por Ray Bradbury (escritor estadounidense), El vino del estío (Dandelion Wine, traducción literal: Vino de diente de león), publicado en 1957 y que es una parodia que trascurre en el año 1928 y narra las vacaciones de verano de un niño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada