sábado, 6 de agosto de 2016

109.- FAVES SEQUES BULLIDES I XONETES / HABAS SECAS HERVIDAS Y CHONES


RECORDS DE LA MEUA INFÀNCIA. PUBLICAT EN EL DIARI LES PROVINCIES


06-08-2016






Ja de bon matí estava arreplegant les garrofes del sòl que anaven caient de l'arbre, amb el cabàs; després les tirava sobre un canyís al sol perquè perderen la humitat. 

En el sequer hi havia canyissos de tots els colors. Damunt de u, les tomaques assecant-se amb un color roig intens; en un altre, trossos d'albergines obertes; i també hi havia un amb trossos de pimentons, rojos i verds. Estes verdures, assecades al sol i ben guardades després, serien la "borra" per a ser cuinades durant l'hivern, rehidratant-les en aigua calenta servirien per a fer els bons arrossos caldosos i inclús algun guisat. 

Li havia tirat l'ull a un bon plat de figues que de bonmatí la meua iaia havia agafat abans de que el sol els calfara. Sobre la taula tapats amb un drap i jo, de tant en tant, ficava la mà i a la boca. Quina cosa més deliciosa. M'agrada molt menjar-los acompanyats amb una bona llesca de pa amb oli d'oliva i un poquet de sal; eixa mescla de sabors són una explosió en boca difícil de definir. 

Esperava impacient la tornada del meu iaio, que encara de nit, se n'havia anat al bancal de ceps de moscatell. La seua preocupació ara era veure com maduraven perquè d'elles depenia la collita i la seua transformació en panses. L'economia familiar en bona part, depenia d’això. La meua impaciència era perquè m'havia promés portar els primers melons d'alger, melons de tot l’any, i segurament, els primers xanglots de moscatell per a provar. 

La meua tia Pepa, tenia a remulla des d'anit unes faves seques a les què havia canviat l'aigua diverses vegades. Va agafar una olla va posar les faves i les va cobrir d'aigua freda i al foc. Mentres va tallar en làmines uns alls i els va començar a fregir en oli d'oliva; un poc de ceba talladaa molt fina i una cullerada de pebre roig fullat; quan va estar, ho va tirar dins de l'olla i va posar un full de llorer, unes branquetes de fenoll tendre i un ditet tendre per a donar-li el toc especial. Va provar de sal i va deixar coent a foc lent fins que consumira casi tot el caldo (una hora). 

Al mateix temps, estava fent unes xonetes que havíem arreplegat d'un bancal abandonat. Les havia deixat porgar uns dies, ben netes, enganyades i bullides amb un poc de sal. En una olla, va posar oli d'oliva i va sofregir una tomaca ben madura ratllada; una bona quantitat de ceba tallada a tires, va remoure i el pebre roig fullat; quan ja estava bén daurat tot, va tirar les xonetes i mitat i mitat del seu caldo amb aigua. Un bon ramell de fulles tendres de fenoll i també va deixar caure un bon ditet tendre. Va provar de sal i va deixar que reduïra el caldo a la mitat. 


El meu iaio havia complit, i en el cabàs hi havia un meló d'alger de mitjana grandària per a mí, no per a menjar-mel, si no, perquè m'havia promés fer-me un fanalet. 

Les faves, les xonetes, una ensalada de tomaca i un bon tros de pa per a anar mullant... No donava l'abast, amb el furgadents igual punxava les faves, que treia la molla a les xonetes. Un menjar senzill per als dies calorosos d'estiu. El moscatell boníssim. 


HABAS SECAS HERVIDAS Y CHONES 

Ya de buena mañana estaba recogiendo las algarrobas del suelo que iban cayendo del árbol, con el capazo; después las echaba sobre un cañizo al sol para que perdieran la humedad. 

En la era (el sequer) había cañizos de todos los colores. Encima de uno, los tomates secándose con un color rojo intenso; en otro, trozos de berenjenas abiertas; y también había uno con trozos de pimientos, rojos y verdes. Estas verduras, secadas al sol y bien guardadas después, serían la “borra” para ser cocinadas durante el invierno, rehidratándolas en agua caliente servirían para hacer los buenos arroces caldosos e incluso algún que otro guisado. 

Le había echado el ojo a un buen plato de higos que de buena mañana mi abuela había cogido antes de que el sol los calentara. Sobre la mesa tapados con un paño y yo, de vez en cuando, metía la mano y a la boca. Qué cosa más deliciosa. Me gusta mucho comerlos acompañados con una buena rebanada de pan con aceite de oliva y un poquito de sal; esa mezcla de sabores son una explosión en boca difícil de definir. 

Esperaba impaciente el regreso de mi abuelo, que todavía de noche, se había ido al bancal de cepas de moscatel. Su preocupación ahora era ver como maduraban pues de ellas dependía la cosecha y su transformación en pasas. La economía familiar en buena parte, dependía de ello. Mi impaciencia venía porque me había prometido traer las primeras sandías, melones, y seguramente, los primeros racimos de moscatel para probar. 

Mi tía Pepa, tenía en remojo desde anoche unas habas secas a las que les había cambiado el agua varias veces. Cogió una olla puso las habas y las cubrió de agua fría y al fuego. Mientras cortó en láminas unos ajos y los empezó a freír en aceite de oliva; un poco de cebolla cortada muy fina y una cucharada de pimentón de hojilla; cuando estuvo, lo echó dentro de la olla y puso una hoja de laurel, unas ramitas de hinojo tierno y una guindilla tierna para darle el toque especial. Probó de sal y dejó cociendo a fuego lento hasta que consumiera casi todo el caldo (una hora). 

A la vez, estaba haciendo unas chonas que habíamos recogido de un bancal abandonado. Los había dejado purgar unos días, bien limpios, engañados y hervidos con un poco de sal. En una olla, puso aceite de oliva y sofrió un tomate bien maduro rallado; una buena cantidad de cebolla cortada a tiras, removió y el pimentón de hojilla; cuando ya estaba bien pochado todo, echó las chonas y mitad y mitad de su caldo con agua. Un buen ramillete de hojas tiernas de hinojo y también dejó caer una hermosa guindilla tierna. Probó de sal y dejó que redujera el caldo a la mitad. 

Mi abuelo había cumplido, y en el capazo había una sandía de mediano tamaño para mí, no para comérmela, si no, porque me había prometido hacerme un farolillo. 

Las habas, las chonas, una ensalada de tomate y un buen trozo de pan para ir mojando… No daba abasto, con el palillo igual pinchaba las habas, que sacaba la molla a las chonas. Una comida sencilla para los días calurosos de verano. El moscatel buenísimo.

1 comentario:

  1. Solo de pensar, lo bueno que está todo ,se me hace la boca agua.
    Pero lo de probar la mezcla de sabores de los higos con pan aceite y sal no me lo pierdo.
    Cualquier dia cocinare las "faves seques",que me encantan y hace una eternidad que no he comido.
    Gracias por compartir.

    ResponderEliminar