sábado, 8 de octubre de 2016

118.- CONFITURA DE TOMACA I CALDERETA DE CONILL / CONFITURA DE TOMATE Y CALDERETA DE CONEJO


RECORDS DE LA MEUA INFÀNCIA. PUBLICAT EN EL DIARI LES PROVINCIES



08-10-2016


  Foto Onofre Segarra Fabuel



El vi ja en la bóta i en lloc segur en el rebost de casa. Bullint i esperant per a poder-li posar el tapó definitiu i que el miracle es produïra. Mentrestant tenia el meu iaio que anar a casa, per a anar afegint un poc més de most que tenia guardat en uns canters. 

Mentres això pasaba, jo tenia un costipat de mil dimonis. M'havien untat pit i esquena de Vicks Vaporub i així anava jo, olent a una mescla de mentha, càmfor, eucaliptus i no sé què més. Però així i tot, jo amb els meus iaios en la seu caseta. 

La meua iaia havia pelat tomaques. Els havia tret les llavors i les va escórrer tot el que va poder. En una olla plana i a foc mitjà els coïa. Per cada quilo de tomaques, un quilo de sucre i el suc d'una llima. Estava fent confitura de tomaca. Em va apartar, perquè quasi havia ficat el nas dins del perol i em va dir que em podia cremar perquè solia esguitar al fer bambolles. Havia d'estar removent sense parar, perquè no es pegara al fons i es cremara perquè es tiraria a perdre tot, pel mal gust que deixaria. Ja ho havia cuit una vegada i deixat refredar, i així ho faria fins que no poguera quasi moure la pasta. Ara ho estava coent de nou fins que poguera fer unes pastilles igual que el codony. Allí la vaig deixar, assentada en una cadira baixeta i reclinada sobre el perol sense parar de remoure. 

El meu iaio estava cavant amb ganxos una part de l'hortalissa. Allí volia deixar preparat per a sembrar per Tots Sans les faves i els pésols. Demà volia arrancar ja els moniatos perquè havia tret un per a el putxero i estaven al punt. La qüestió era no parar. 

La meua tia Pepa acabava de matar un conill i de pelar-ho. Trossejant-ho estava quan m'acoste. Com veieu no tenia temps per a veure tantes coses al mateix temps. Trossejat i salat el conill, en una caldereta va posar oli d'oliva i va començar a sofregir-ho tirant-li un poc de pebre. Quan va estar ben daurat, ho va traure i va tirar dins una ceba tallada per a daurar-la, uns alls, uns xampinyons i carlota en làmines, i unes tires de pebre roig roig prèviament torrat. Va remoure bé i va incorporar el conill ja fregir i una cullerada de pebre roig fullat. Va cobrir amb aigua i va posar un poc de sal. A la mitja hora a foc lent va posar unes branquetes de timó i va deixar coure sobre quinze minuts més. 

La confitura ja estava freda i quasi dura. En capsetes forrades amb paper sulfurizat, les va anar omplint com si de pastilles de torró es tractara. En Nadal, este dolç hauria adquirit un color fosc i un sabor molt característic. A mi m'agradava més que el del codony, que també feia de la mateixa manera. 

La taula en el riurau i la caldereta en el centre, invitant-nos a mullar pa. Cada un ficava el seu tros i amb la punta del ganivet ho punxava per a emportar-nos-ho a la boca. Un tros de conill al plat… es desfeia. 

El meu tio Vicente, no menjava cap carn que tinguera os, una mania com una altra, així que li havien fet per a ell llom amb tomaca. Jo ja sabia que berenaria hui perquè m'havien guardat un platet. 



CONFITURA DE TOMATE Y CALDERETA DE CONEJO 

El vino ya en la bota y a buen recaudo en la despensa de casa. Hirviendo y esperando para poderle poner el tapón definitivo y que el milagro se produjera. Mientras tanto tenía mi abuelo que ir a casa, para ir añadiendo un poco más de mosto que tenía guardado en unos cantaros. 

Mientras eso ocurría, yo tenía un resfriado de mil demonios. Me habían embadurnado pecho y espalda de Vicks Vaporub y así iba yo, oliendo a una mezcla de mentha, alcanfor, eucalipto y no sé qué más. Pero aun así, yo con mis abuelos en su casita. 

Mi abuela había pelado tomates. Les había sacado las semillas y los escurrió todo lo que pudo. En una olla plana y a fuego medio los cocía. Por cada kilo de tomates, un kilo de azúcar y el zumo de un limón. Estaba haciendo confitura de tomate. Me apartó, pues casi había metido la nariz dentro del perol y me dijo que me podía quemar porque solía salpicar al hacer burbujas. Tenía que estar removiendo sin parar, para que no se pegase al fondo y se quemase pues se echaría a perder todo, por el mal gusto que dejaría. Ya lo había cocido una vez y dejado enfriar, y así lo haría hasta que no pudiera casi mover la pasta. Ahora lo estaba cociendo de nuevo hasta que pudiera hacer unas pastillas igual que el membrillo. Allí la dejé, sentada en una silla bajita y reclinada sobre el perol sin parar de remover. 

Mi abuelo estaba cavando con ganchos una parte de la hortaliza. Allí quería dejar preparado para sembrar por todos los Santos las habas y los guisantes. Mañana quería arrancar ya los boniatos pues alguno había sacado para el puchero y estaban en su punto. La cuestión era no parar. 

Mi tía pepa acababa de matar un conejo y de pelarlo. Troceándolo estaba cuando me acerque. Como veis no tenía tiempo para ver tantas cosas a la vez. Troceado y salado el conejo, en una caldereta puso aceite de oliva y empezó a sofreírlo echándole un poco de pimienta. Cuando estuvo bien dorado, lo sacó y echó dentro una cebolla cortada para dorarla, unos ajos, unos champiñones y zanahoria en láminas, y unas tiras de pimentón rojo previamente asado. Removió bien e incorporó el conejo frio y una cucharada de pimentón de hojilla. Cubrió con agua y puso un poco de sal. A la media hora a fuego lento puso unas ramitas de tomillo y dejó cocer sobre quince minutos más. 

La confitura ya estaba fría y casi dura. En cajitas forradas con papel sulfurizado, las fue llenando como si de pastillas de turrón se tratara. En Navidad, este dulce habría adquirido un color oscuro y un sabor muy característico. A mí me gustaba más que el del membrillo, que también hacía de la misma manera. 

La mesa en el riurau y la caldereta en el centro, invitándonos a mojar pan. Cada uno metía su trozo y con la punta del cuchillo lo pinchaba para llevárnoslo a la boca. Un trozo de conejo al plato… se deshacía. 

Mi tío Vicente, no comía ninguna carne que tuviera hueso, una manía como otra, así que le habían hecho para él lomo con tomate. Yo ya sabía que merendaría hoy porque me habían guardado un platito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada